¿Qué son los edificios inteligentes y cuáles son las características clave?

Los edificios inteligentes se están utilizando cada vez más en las empresas que quieren optimizar recursos y ayudar a la sustentabilidad y el medio ambiente.

El ahorro de energía y la obtención de mayor seguridad y confort son características clave de los edificios inteligentes.

¿Pero de qué manera lo logran? Todos los detalles a continuación.

Características de los edificios inteligentes

Ahorro de energía eléctrica

Al automatizar los sistemas se logran importantes ahorros de energía eléctrica y agua.

Los edificios inteligentes cuentan con temporizadores de luz y monitoreo de tanques que permiten regular los recursos.

Controles centralizados

Otra característica de los edificios inteligentes es que permiten la integración de recursos para operar en sinergia y así reducir costos y usos.

Esto permite un ahorro constante incluso en mantenimiento y administración, a partir de un monitoreo centralizado que permite operar de acuerdo a las necesidades de cada momento.

Tecnología para un edificio seguro

La automatización y el uso de nuevas tecnologías son aspectos clave de los edificios inteligentes.

Los sistemas de protección como sistemas de alarma, sistema de control de acceso y cámaras de seguridad le otorgan al edificio un nivel óptimo de seguridad contra delitos, accidentes e incendios.

Flexibilidad de los edificios inteligentes 

Los sistemas de los edificios inteligentes permiten adaptarse con facilidad a nuevos requerimientos ya sea por modificaciones de los ambientes o la necesidad de incorporar nuevas utilidades.

Espacio y confort 

Un edificio inteligente propone soluciones orientadas a mejorar la experiencia del usuario dentro del edificio.

Por ejemplo a través de desarrollos de iluminación que necesita cada sector de la empresa o climatización en función del día y horario.

El objetivo es brindar mayor placer para que los empleados puedan desempeñarse con mayor eficiente en sus tareas laborales.

Hoy hay modelos que incluyen instalaciones que funcionan de forma autónoma, y que pueden personalizarse según los requerimientos de la gente que compone el sector y las necesidades de ahorro y seguridad.

Podría interesarte: ¿Cómo diseñar un plan de seguridad en una empresa en sólo 4 pasos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *